Emigrantes

Emigrar o no emigrar

Actualmente se tiende a usar la palabra migrante para designar tanto al emigrante como al inmigrante, emigrante es toda persona que en un momento determinado decide trasladarse de su lugar de nacimiento a otro, con la intención de habitar en él, inmigrante por el contrario es todo el que llega a un territorio con la misma intención.
De esta forma vemos que todo emigrante con respecto a su país de origen, es también un inmigrante respecto al país de destino
Todo flujo migratorio tiene su origen en un desequilibrio en el lugar de origen: social, ambiental, político, económico, que dificulta la normal integración y desarrollo de las nuevas generaciones en la sociedad , o directamente se ven expuestos a situaciones de violencia que hacen temer por su vida, este es el caso de los refugiados 
Así pues la emigración afectara fundamentalmente a las generaciones mas jóvenes entre los 18 y los 30 años dependiendo del nivel formativo, estas personas ante la frustración que supone el no poder ver cumplidas sus expectativas, pueden plantearse como alternativa la emigración
La mayoría de las personas que piensan en emigrar en realidad no lo hará, emigrar no es fácil, en primer lugar, emigrar significa renunciar a todo lo conocido: las personas amadas, los lugares conocidos, la propia cultura, por algo imaginado pero totalmente desconocido y ajeno
En segundo lugar hay que conseguir los recursos necesarios para el viaje y manutención por algún tiempo en el lugar de destino, dadas las condiciones del emigrante esto no es tarea ser fácil
Por ultimo planificar el viaje y la llegada, normalmente contactando con otros emigrantes para recopilar información lo mas detallada posible 
El desprenderse de todo lo conocido, de todo lo amado conlleva un duelo que se inicia antes de emprender el viaje, por ello es fundamental el dedicar tiempo a las despedidas, no solo de las personas, también de los lugares frecuentados y cargados de significado, de los paisajes, de las comidas típicas de los aromas...
En la despedida el miedo a la perdida total e irreparable es neutralizado por la esperanza del reencuentro, esta ambivalencia permanecerá, pero aliviara la culpa de no haber por lo menos expresado el deseo de un reencuentro
Durante este proceso la persona que se convierte en emigrante va a sufrir una profunda transformación que cambiara para siempre la forma de ver el mundo
Así pues cada emigrante al momento de su salida, carga en su mochila, en mayor o menor medida una mezcla de estos tres ingredientes:
Rabia y frustración, por no haber podido resolver su situación y verse obligado a emigrar 
Duelo por todo perdido
Culpa por todo lo que abandona sabiendo que su presencia pudiera ser necesaria 
Todo este largo proceso de transformación que ha sufrido la persona hasta convertirse en emigrante le ha ido dando forma, elaborando proyectos, depositando esperanzas, concentrando fuerzas, fijando objetivos. Por esta razón una vez tomada la decisión, no se rendirá fácilmente ante los obstáculos e incluso en situaciones muy complicadas se resistirá a retroceder
Hay que entender que una decisión como la de emigrar en ningún caso es tomada a la ligera, es mas bien el resultado de un proceso largo y minucioso         

  
           
 
   

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Digitalizar diapositivas

FOTOGRAFÍA CON LUZ POLARIZADA

Digitalizar negativos en color